Río Majaceite, PN Sierra de Grazalema (Cádiz). Foto: mmhr/2014

miércoles, 23 de septiembre de 2015

El "cazalla"

Cazalla de la Sierra (Sevilla) fue un importante centro productor de vinos, llegando a convertirse en el principal exportador de este producto a América, cuya fama quedó reflejada en obras de Cervantes, Lope de Vega y Mateo Alemán. La pérdida de importancia del vino de Cazalla se compensó en el siglo XX con la comercialización de los aguardientes. Quince fábricas dedicadas a la producción de aguardiente llegó a tener Cazalla (Anís Corona, Ideal, La Cepa, Torre del Oro, etc.), de las que sólo sobreviven dos: anís “El Clavel” y anís “Miura”. Tal fue el prestigio y la difusión que alcanzó el producto que en muchos lugares de España la gente da al aguardiente el nombre genérico de Cazalla.
La enorme producción vinícola que tuvo Cazalla durante los siglos XV y XVI, dio como resultado la destilación de los sobrantes para obtener el alcohol con el que se empezó a fabricar el famoso aguardiente, que a partir de entonces toma el topónimo de nuestra población "El Cazalla". La calidad de las vides, el clima y la composición de la tierra, componían los factores idóneos para conseguir este especial linaje. Este producto se sigue fabricando manteniendo y conservando las técnicas y casi las mismas instalaciones que antaño. Derivado de estos anises y aprovechando los frutos que crecen al borde de regajos y en solana se obtiene, por maceración en aguardiente los licores de bruños, ciruelas y, el más afamado Licor de Guindas.

Esta fábrica elabora sus aguardientes y licores en antiguos alambiques de cobre batido. El método de destilación se ha ido transmitiendo de generación en generación manteniendo antiquísimas fórmulas secretas y destilando lentamente. El proceso es artesanal, obteniéndose productos de gran calidad, comprometido con la tradición. 
Mi amigo José Rogelio es el artesano que lleva a cabo todo el proceso, ayudado por una o dos personas más. Da gusto escucharle explicando con minuciosidad el proceso de elaboración.


Fotos: mmhr/2015

jueves, 6 de agosto de 2015

Visitando Potes

Desde Ribadesella (Asturias) nos dirigimos a Unquera conocida por ser la entrada al desfiladero de la Hermida, camino más usual para acceder a la comarca de Liébana, cuya capital, Potes, es nuestro destino.
El desfiladero de La Hermida está formado por un conjunto de angostas gargantas del macizo de Ándara que confluyen en la principal, formada por el cauce del río Deva, que discurre entre grandes paredes casi verticales de roca caliza, algunas de más de 600 metros de altura. Sus 22 km de longitud hacen de este desfiladero el más largo de España.
Desfiladero de La Hermida
Desfiladero de La Hermida
Torre del Infantado (sede actual del Ayuntamiento de Potes)
Río Quiviesa
Confluencia de los ríos Quiviesa y Deva
Río Quiviesa, afluente del Deva
Antiguo molino restaurado
Iglesia nueva de S. Vicente
Vista desde uno de los puentes
Paseo fluvial junto al río Deva
Río Deva
Río Quiviesa

Centro de Estudios Lebaniegos (Antigua Iglesia de S. Vicente)
La población de Potes, capital del pequeño municipio, está ubicada en el centro de la comarca de Liébana, donde se unen los ríos Deva y Quiviesa. Lugar de confluencia de los valles de Valdebaró, Valdeprado, Cereceda y La Hermida. La mayor parte del territorio municipal presenta importantes pendientes, con el majestuoso telón de fondo de los Picos de Europa, y sólo aparece una franja llana entre los ríos Deva y Quiviesa. Rodeada de un espectacular paisaje  la villa nos descubre a cada paso su rica historia. Aparece mencionada documentalmente desde mediados del siglo IX y desde los años finales del medievo estuvo vinculada a la Casa del Marqués de Santillana, primero, y a la del Infantado, después. Potes es conocida como la villa de los puentes (de ahí su nombre) y de las torres.
El conjunto de barrios (barrio del Sol y barrio de la Solana) de la parte antigua conserva un gran sabor popular y mucho encanto; sus callejuelas y caserones (la mayoría con blasones) ayudan al visitante a imaginar tiempos pasados repletos de historia.
En una de sus casonas junto al puente medieval de San Cayetano se encuentra el Museo Cartográfico Juan de la Cosa. Se exponen antiguos mapas, muchos de ellos elaborados por cartógrafos del Renacimiento.
El paseo por Potes nos lleva arriba y abajo continuamente, por cuestas, escaleras y puentes que salvan los ríos Deva y su afluente el Quiviesa. Un pueblo con un rico patrimonio histórico-artístico cuya actividad económica principal es el turismo, donde después del paseo podremos reponer fuerza en cualquiera de los numerosos restaurantes repartidos por sus calles y plazas.
Una tarea ardua ha sido evitar sacar los coches en las fotos; hay veces que lo he conseguido pero al final fue una tarea imposible pues están por todas partes.



Fotos: mmhr/2015

lunes, 20 de julio de 2015

La Laboral

Entrada principal
Fachada
Puerta principal
Patio Corintio
Detalle del capitel del llamado Patio Corintio. Este capitel es de orden compuesto, inspirado en el arte romano. El orden compuesto fue creado por los romanos y combina las hojas de acanto del orden corintio y las volutas del orden jónico, siendo ambos órdenes del arte griego.
Plaza, inspirada en la de S. Marcos de Venecia (tiene las mismas dimensiones)
Exterior de la Iglesia, de planta y cúpula elíptica. La cúpula está inspirada en la de Santa Sofía de Constantinopla
Detalle de la decoración externa de la iglesia (mosaicos de arcángeles y evangelistas) y frescos de las constelaciones
Vista desde la Torre
Vista desde la Torre

Vista desde la Torre
Vista desde la Torre
Fachada del Teatro
Jardines y zonas deportivas
Laboral Ciudad de la Cultura, La Laboral se encuentra situada en el municipio de Gijón (Asturias, España), concretamente en la parroquia de Cabueñes, a poco más de tres kilómetros del centro urbano. Es el resultado de un proyecto de transformación llevado a cabo por el gobierno del Principado de Asturias desde 2001 con el objetivo de darle vida a la antigua universidad Laboral de Gijón (abandonada desde hacía muchos años). En 2007 se abrió al público convertida en un espacio abierto a todo tipo de propuestas: formación e investigación, creación, diversión, etc.
La Universidad Laboral se construyó entre 1946 y 1956, es la obra arquitectónica más importante realizada en el siglo XX en Asturias y es considerada, con sus 270 000 m², el edificio más grande de España.
En su origen iba a ser un orfanato para huérfanos de mineros pero a partir de 1951 se transforma en la Universidad Laboral más ambiciosa de las existentes en su momento. El proyecto, dirigido por el arquitecto del régimen Luis Moya, fue pensado como una gran ciudad ideal autárquica y autosuficiente en la que se formarían los hijos de obreros como profesionales altamente cualificados. El impulsor del proyecto, desde el principio, fue el ministro del trabajo José A. Girón de Velasco, principal ariete del desarrollo de las universidades laborales en España. Toda la construcción quedó paralizada en 1957 cuando fue cesado.
Inacabada, siguió utilizándose hasta 1978 dirigida por los jesuitas. En 1976 el gobierno central se planteó derruirla para construir viviendas unifamiliares...En los 80 pasó a formar parte del Instituto Nacional de enseñanazas Integradas y muchas de sus instalaciones quedaron abandonadas hasta que en 2001 el gobierno del Principado se hizo cargo de la edificación.
¡Los millones que se gastaron en esta megaconstrucción! Una fortuna en  una época en la que la mayoría de los españoles estaban a dos velas. Una edificación que es tres veces la de El Escorial. Todo me parece megalómano. Conforme la guía nos iba explicando cada edificio, me hice a la idea que era un tipo de edificación que suele llevarse a cabo en regímenes políticos dictatoriales o totalitarios. Menos mal que el fin me pareció positivo, el hecho de que los hijos de mineros, pescadores, albañiles, campesinos, etc. pudieran estudiar era todo un privilegio; privilegio que no todos supieron aprovechar: unos porque, bueno todos no tenemos las mismas capacidades y si no tenías de notable para arriba te ibas para tu casita. Otros porque no aguantaban el régimen de internamiento cuartelero al que se les sometía, lejos de sus familias.
Actualmente, hay algunas facultades, el conservatorio, la escuela de danza y arte dramático, entre otros, están instaladas en La Laboral. La iglesia está desacralizada y se usa para exposiciones temporales, principalmente. En la plaza central suelen desarrollarse conciertos (cunado estuve estaban llevando a cabo el montaje para los conciertos de Pablo Alborán y Vícto Manuel y Ana Belén). En el teatro se dan funciones desde ópera a musicales.
Siento no haber podido hacer fotos del interior, pero podéis entrar en la página y ya veréis, es realmente impresionante. Cuando subimos a la Torre - al piso 17- estaba lloviendo y apenas pudimos gozar de las vistas habituales, solo de lo más cercano.
Fotos: mmhr/2015

 http://www.laboralciudaddelacultura.com/
 https://es.wikipedia.org/wiki/Luis_Moya_Blanco

viernes, 17 de julio de 2015

La Cuevona de Cueves

Entrada

La Cuevona de Cueves del Agua (a unos 6km de Ribadesella, Asturias), es uno de los escasos ejemplos mundiales de cavidades por las que serpentea el asfalto.
La grandiosidad de sus bóvedas, iluminadas para mayor satisfacción de conductor y acompañantes, y los cerca de 300 metros de recorrido conceden una sensación desconocida frente al volante. Es fácil deducir que esta inmensa caverna ha sido desde siempre el único acceso a la aldea de Cuevas del Agua. Un paso que anteriormente discurría por un vial habilitado por los vecinos, y que la modernidad y la urgencia de las comunicaciones, convirtió en el último tramo de una carretera local que muere poco después de atravesar la cueva.
Ideal para visitas de escolares pues conserva unas excelentes formaciones calcáreas, y es un campo de experimentación privilegiado para los más pequeños, que acompañados de sus profesores pueden iniciar su primer reconocimiento de un medio a menudo poco accesible. Es fácil así identificar las diferentes zonas de la cueva, aquellas donde se desarrolla la vida, sea en el límite con la luz, en la oscuridad total, en el medio terrestre o en el acuático. Se catalogan las algas y hongos, líquenes, musgos, helechos, condicionados siempre por la mayor o menor luminosidad. También la fauna cavernícola: los huéspedes ocasionales y los que la habitan permanentemente, con especial hincapié en los murciélagos. Los niños también efectúan mediciones de temperatura, humedad, luz…

Mis fotos os pueden dar una idea de ella pero la realidad es mucho más impresionante, al menos, a mi me lo ha parecido.
Se han habilitado dos espacios para aparcar, uno en cada sentido, con idea de que la gente no pare con el coche en el interior; no obstante, todavía los hay que paran -con el motor en marcha- formando atascos en el interior. Lo ideal es aparcar antes de entrar, recorrer los 300 m -con ropa clara o reflectante para que los conductores puedan veros-, y siempre extremar las precauciones mientras caminamos por su interior. Al salir ya estamos en Cueves la pequeña aldea que podemos recorrer en pocos minutos. Hay un merendero y un restaurante. 




El pueblo de Cueves goza además de una situación privilegiada, su orografía envidiable a orillas del río Sella y al pie de la montaña, unido a su peculiar acceso (aunque también hay una estación de FEVE) la convierten de alguna manera en una auténtica aldea pérdida, donde se conservan como en pocos lugares las señas de identidad de la vida rural. Se trata del pueblo del municipio con mayor número de hórreos. Junto con las cercanas poblaciones de Tresmonte y Xuncu ofrece numerosos elementos etnográficos y muestras de arquitectura tradicional. La teoría también se aplica en la Ruta de los molinos, senda que parte del propio pueblo y que resulta especialmente interesante porque permite asistir in situ a una demostración de cómo funcionaban estos ingenios hidráulicos de otra época.


La Cuevona es, en suma, el único paso a un paraje no inaccesible, pero si sorprendente, casi secreto, donde la tranquilidad es la misma que siglos atrás, y donde casas y hórreos conviven con el río silencioso, los hombres a caballo, las vacas y gallinas por los caminos, las hortensias y las coles.

Fotos: mmhr/julio-2015