Río Majaceite, PN Sierra de Grazalema (Cádiz). Foto: mmhr/2014

jueves, 20 de marzo de 2014

Promesa

Hoy ha empezado a abrirse el azahar de mi naranjo y promete una buena cosecha.
Foto: mmhr (20/marzo/2014)

jueves, 13 de marzo de 2014

Galaroza

La mayoría de sus calles son cuestas
Al fondo de la calle, la torre de la Purísima Concepción
Arquitectura popular de la sierra: casas encaladas, tejas, forja y que no falten las flores.
Interior de la iglesia virgen del Carmen
Al fondo, en lo alto del cerro, la Ermita de Santa Brígida
Fachada principal de la iglesia de la virgen del Carmen
Galaroza es un municipio español de la provincia de Huelva, Andalucía. En el año 2011 contaba con 1.599 habitantes. Su extensión superficial es de 22 km² y tiene una densidad de 74,6 hab/km². Se encuentra situada a una altitud de 564 msnm y se encuentra a 108 kilómetros de la capital de provincia, Huelva. En pleno Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche y perteneciente a la Mancomunidad de Municipios "Ribera de Huelva", es famoso por su agua y la artesanía en madera.
Cuenta con dos pedanías que son Navahermosa y Las Chinas. El gentilicio es cachonero/a.
No se tiene claro su origen, pero parece ser islámico, ya que se tiene asumido que el origen de su topónimo pudiera venir de Al-Jaroza, éste puede tener diversas interpretaciones: Valle de las Rosas, Valle de las Doncellas o Valle de la Desposada. La leyenda habla de la pérdida en el bosque del príncipe bereber Ysmail en el que se adentró, en busca de una mujer de la que quedó encantado.
 Monumentos de interés
  • Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción. Siglo XVII
  • Ermita de San Sebastián (El Carmen). Siglo XVIII
  • Ermita de Santa Brígida. Siglo XIV
  •  Fuente de los Doce Caños. 1898.
  • Fuente de los Doce Caños http://www.galaroza.com/
Galaroza fue declarado Patrimonio Histórico-Artístico en 1982. Es un buen sitio para comer, en especial todo lo relacionado con el cerdo ibérico, y cuenta con una gran selección de actividades en la naturaleza, muchos sitios que ver y visitar y buenos alojamientos. Su gastronomía tiene como base los productos derivados del cerdo ibérico, las setas y una gran variedad de frutas.

Vista general de Galaroza
Vista general de Galaroza ( http://www.galaroza.com/)

Mapa parcial de la Sierra
Mapa parcial de la Sierra. (Distancia Cortegana-Aracena 30 Km. aprox.)
Sendero señalizado "Ribera de Jabugo". Este sendero une una localidad con gran encanto, Galaroza, con Castaño del Robledo a través de una zona de ribera, alimentada por el río Múrtiga, que recibe el nombre de Ribera de Jabugo, cauce cuyo nombre, igual que el del pueblo, se debe a los bosques de saúco existentes en la zona. La gran diversidad vegetal y lo exuberante de la vegetación convierten este itinerario en uno de los más representativos y espectaculares del Parque.

Sendero Ribera de Jabugo

 Sendero Ribera de Jabugo (4,41 MB): 29/09/2010

Fotos: mmhr (febrero/2014)

viernes, 7 de marzo de 2014

martes, 4 de marzo de 2014

El viejo tronco

 Soneto
Señor, el viejo tronco se desgaja,
el recio amor nacido poco a poco,
se rompe. El corazón, el pobre loco,
está llorando a solas en voz baja,
del viejo tronco haciendo pobre caja
mortal. Señor, la encina en huesos toco
deshecha entre mis manos, y Te invoco
en la santa vejez que resquebraja

su noble fuerza. Cada rama, en nudo,
era hermandad de savia y todas juntas
daban sombra feliz, orillas buenas.

Señor, el hacha llama al tronco mudo,
golpe a golpe, y se llena de preguntas
el corazón del hombre donde suenas. De La estancia vacía, 1944. Leopoldo Panero (Astorga, León, 1909-Castillo de las Piedras, León, 1962)


El viejo tronco
No desdeñes el tronco carcomido
que el recio vendaval desarraigó,
si ya no da frescor para el viajero
es que era viejo y el viento lo venció.

Tú que pasas, al verlo asÍ caÍdo,
no creas que cumplió ya su misión;
en sus entrañas guarda ardor de soles,
que han de trocarse en roja quemazón.

Si ya no extiende su ramaje verde,
y, si al caer perdió su majestad,
tiene en cambio bellezas en su seno,
que no pudo tronchar la tempestad.

Encierra la labor de muchos años;
el tiempo lentamente lo formó.
Recibió escarchas, brisas y rocíos;
la tierra con constancia lo crió.

Dio frondas protectoras a los nidos,
ramas secas al pobre leñador;
protegió las cabañas contra el viento,
cantó a su sombra endechas el amor.

No desdeñes el tronco carcomido
que el recio vendaval desarraigó,
porque guarda bellezas en su seno
que el sol al calentarlo le ofrendó.

Cuando sople en invierno la ventisca
desmenuzando hielos al pasar,
el viejo tronco te dará sus leños
para avivar la llama del hogar.

Feliz aquel, que como el viejo tronco,
deja lumbre y calor donde vivivó;
deja un lampo de amor y de cariño,
indicando que un alma allÍ pasó.

AdolfoVilatte Lavigne (Argentina)


Foto: mmhr (febrero/2014)