Río Majaceite, PN Sierra de Grazalema (Cádiz). Foto: mmhr/2014

jueves, 2 de enero de 2014

Ocaso

 Hacia un ocaso ardiente
Hacia un ocaso ardiente
caminaba el sol de estío,
y era, entre nubes de fuego, una trompeta gigante,
tras de los álamos verdes de las márgenes del río.
Dentro de un olmo sonaba la sempiterna tijera
de la cigarra cantora, el monorritmo jovial,
entre metal y madera,
que es la canción estival.
En una huerta sombría,
giraban los cangilones de la noria soñolienta.
Bajo las ramas oscuras el son del agua se oía.
Era una tarde de julio, luminosa y polvorienta.
Yo iba haciendo mi camino,
absorto en el solitario crepúsculo campesino.
Y pensaba: “¡Hermosa tarde, nota de la lira inmensa
toda desdén y armonía;
hermosa tarde, tú curas la pobre melancolía
de este rincón vanidoso, oscuro rincón que piensa!”
Pasaba el agua rizada bajo los ojos del puente.
Lejos la ciudad dormía,
como cubierta de un mago fanal de oro transparente.
Bajo los arcos de piedra el agua clara corría.
Los últimos arreboles coronaban las colinas
manchadas de olivos grises y de negruzcas encinas.
Yo caminaba cansado,
sintiendo la vieja angustia que hace el corazón pesado.
El agua en sombra pasaba tan melancólicamente,
bajo los arcos del puente,
como si al pasar dijera:
”Apenas desamarrada
la pobre barca, viajero, del árbol de la ribera,
se canta: no somos nada.
Donde acaba el pobre río la inmensa mar nos espera.”
Bajo los ojos del puente pasaba el agua sombría.
(Yo pensaba: ¡el alma mía!)
Y me detuve un momento,
en la tarde, a meditar...
¿Qué es esta gota en el viento
que grita al mar: soy el mar?
Vibraba el aire asordado
por los élitros cantores que hacen el campo sonoro,
cual si estuviera sembrado
de campanitas de oro.
En el azul fulguraba
un lucero diamantino.
Cálido viento soplaba
alborotando el camino.
Yo, en la tarde polvorienta,
hacia la ciudad volvía.
Sonaban los cangilones de la noria soñolienta.
Bajo las ramas oscuras caer el agua se oía.

                                                               Antonio Machado

Foto: Montequinto. mmhr/2013
 

13 comentarios de Free Like the Wind

Carisdul dijo

Qué linda foto. Y del poema qué decirte.
¿Sigues bien, Mercedes.?.
Un beso, guapa-
02 Enero 2014, 21:02

Carlos M dijo

Gracias guapa. Este poema fuera de estación, sabe a gloria como zamparse un mantecado en verano que apareció olvdado en un cajón.
Y ya nos contaras que hacías tu anocheciendo en medio del campo jajaja
02 Enero 2014, 21:13

santullan2006 dijo

Es un poema muy hermoso y significativo, merhum. Una lectura sumamente agradable que nos transporta a la naturaleza, a la sensación cálida de que todo anda arremansado y bello...
Gracias por este soplo de verdad poética.
Teo.
03 Enero 2014, 12:26

merhum dijo

Hola, Carisdul. Gracias. Sabes que hay veces que ilustro las fotos con algún poema de mis poetas preferidos y Machado (Antonio) es uno de ellos. Estoy bien, aunque ayer empecé ya con el primer chute, que me ha dado bastante sueño; la verdad que el descanso viene bien. Gracias, guapa. Besos.
04 Enero 2014, 18:43

merhum dijo

Gracias, Carlos, pero no sería capaz de comerme un mantecado en verano. Esa foto está hecha desde mi dormitorio, y lo que se ve es un parque rústico en una colina.
Un abrazo.
04 Enero 2014, 18:46

merhum dijo

Hola, Teo. Siempre me asombran los colores al anochecer (este era en julio) y el cielo estaba anaranjado, demasiado calor..., pero lo prefiero al frío de estos días. La poesía tiene su fondo. Gracias, a ti. Saludos.
04 Enero 2014, 18:51

Javier Carrasco dijo

Ay Mercedes, Don Antonio Machado, al igual que García Lorca, eran capaces de convertir un paisaje común en un lienzo de sublime belleza, y usando para ello palabras llanas, cotidianas, las que están en boca de todos. Sabían bien de la magia de la palabra y de su concepción poética, sin grandes artificios ni estilos farragosos. Un placer su lectura. Gracias por acercanos a la buena poesía.
Un abrazo y feliz 2014
05 Enero 2014, 18:12

NuriaNómada dijo

Me gusta tu inicio de año con Machado y esa bonita foto. Como dice el poeta, hay tardes (y ocasos, y palabras) que curan la melancolía. Un besazo, guapa.
06 Enero 2014, 09:40

merhum dijo

Javier y Nuria: quizás empezar el año por el ocaso no haya sido lo apropiado, pero es lo que me apeteció. Era muy diferente la mi vida en julio a la de ahora mismo. Me sirve tanto la foto como la poesía de Machado de inspiración para esperar con mucha fortaleza la llegada del próximo verano. Besos.
07 Enero 2014, 18:44

vegalonso dijo

Esta foto del ocaso es una bella representación del hermoso verso de Machado. ¡Ah! Y muy bueno el concierto popular.
Los mejores deseos para el año recién estrenado y para el curso que acabas de reanudar.
Un fuerte abrazo
08 Enero 2014, 00:02

libertadveinte dijo

Hola Mercedes. Espero de corazón que ese verano que esperas llegue lo más rápidamente posible. A Machado fue el primer poeta que leí. El ocaso solar es bello porque se renueva cada día al atardecer.
Espero que todo vaya marchando de forma satisfactoria.
Un abrazo.
09 Enero 2014, 16:16

merhum dijo

Hola, Modesto. Machado siempre viene bien. Muchas gracias. Besos.
09 Enero 2014, 19:20

merhum dijo

Buenas noches, libertad y gracias. Todo va muy bien. Besos.
09 Enero 2014, 19:21

No hay comentarios: